Como Limpiar Tus Oídos

Cada uno de los cinco sentidos es importante e invaluable; nos interesa sentir, oír, hablar, saborear, ver; las partes de nuestro cuerpo que nos permiten ponerlos en práctica deben ser cuidadas con la mayor de las atenciones para que los sentidos no pierdan su habilidad ni se desgasten porque la pérdida de uno de ellos puede conllevar serias consecuencias para la vida humana.

Haciendo énfasis en el sentido de la audición, no hace falta destacar la gran influencia que tiene el escuchar en nuestra vida diaria y en la posibilidad de explotar nuestro potencial humano; perder la audición dificulta (mas no imposibilita) la comunicación de una persona con las otras, relegándola a practicar y a aprender el conjunto de signos y significados de una vía comunicativa distinta.

Cómo limpiar los oídos surge aquí como un asunto delicado y no tan sencillo como se pudiera pensar en un principio. Limpiar orejas es un proceso ligeramente complejo si se quieren higienizar del modo correcto, siendo este modo aquel que afecte lo menos posible la integridad de los oídos. Hay técnicas específicas para el cuidado de los oídos que deberías tomar en consideración.

  1. Limpieza de oídos
    • Vía Natural

Los oídos cuentan con su propio sistema de limpieza. Nosotros sabemos que periódicamente se va formando en el interior una sustancia que conocemos como cera. Esta cera que se fabrica dentro de la oreja va saliendo poco a poco al exterior por su propia fuerza.

La cera abandona el conducto auditivo llevando consigo las partículas de polvo del aire; este fenómeno permite que dichas partículas no lleguen al tímpano, protegiéndolo. La cera está formada por sebo, una secreción de las glándulas ceruminosas de la sección externa del conducto auditivo externo, restos de pelo y de células.

La cera cumple una función de limpieza protectora muy importante; el sistema de autolimpieza sobre la cual se sustenta la moviliza desde el interior del Conducto Auditivo Externo (CAE) hacia el orificio auditivo y de ahí al exterior.

  • Vía Externa

¿Prefieres tomar el asunto en tus propias manos y no depender de lo que haga o deje de hacer tu oído? Entonces suponemos que vas a elegir emplear alguna solución para limpieza de oídos de las que te mostraremos a continuación:

  • Aceite de bebé, de oliva, o mineral
El aceite de oliva o el aceite mineral ayudan a la limpieza del oído

El aceite de oliva o el aceite mineral ayudan a la limpieza del oído

Este método es indicado especialmente en el caso de tapones de cera. Coloca unas gotas de cualquiera de estos aceites en tu oído para ablandar la cera y permite que trabaje toda la noche; si quieres asegurarte de que el aceite no salga antes de tocar la cera, te aconsejamos emplear una bolita de algodón. Si todo sale bien, a la mañana siguiente quita el tapón de algodón y limpia el exceso de aceite.

  • Vinagre y alcohol

Mezcla los dos líquidos en partes iguales para crear una solución. Con la cabeza inclinada, vierte unas gotitas de la solución en el oído y espera unos cuantos minutos. Pasado cierto tiempo, vuelve la cabeza hacia el lado contrario para drenar.

  • Mascado de chicle

Sorprendentemente, el masticar chicle es una actividad que coloca en ejercicio ciertos músculos faciales que juegan también su rol en la extracción de la cera de los oídos.  Esta actividad puede ejecutarse tantas veces como se crean convenientes.

  1. Tengo mucha cera en el oído, ¿qué puedo hacer?

A pesar de que la cera sea el elemento natural por el cual nuestros oídos se higienizan, esto no la exime de ser un problema serio de vez en cuando. Puede darse la situación donde el sistema que debería sacar la cera no lo hace con la frecuencia requerida o simplemente no lo hace, dando lugar a su acumulación y a lo que solemos llamar “tapones de cera”.

Los tapones de cera pueden no constituir el origen de molestias físicas a corto plazo, pero sí pueden impedir la plena audición en dicho lapso y representar algunos dolores si no se tratan con rapidez. Hay una forma rápida, indolora, y segura de atacar los tapones de cera, que son las irrigaciones de agua.

  • Proceso de irrigado

Con agua templada a unos treinta y siete grados, y por medio de una jeringa especial, debes pedir la asistencia de un amigo o familiar para reblandecer la cera y permitir que salga al exterior. El chorro de agua debe ser inyectado de forma potente y dirigido directamente a la pared posterior del CAE en orden de evitar perforar el tímpano.

Los otorrinos recomiendan no realizar este proceso por uno mismo ya que se pueden ocasionar lesiones debido a la presión del agua o la aparición de infecciones si el tímpano es perforado y el paciente no se da cuenta de ello.

  1. Hisopos, ¿buenos o malos?
Quizás los hisopos no son tan inofensivos como crees

Quizás los hisopos no son tan inofensivos como crees

 

Puede que el recurso más común para la higienización del oído sean los hisopos. Esto no está del todo mal, pero tampoco son completamente benignos. El algodón del cual están elaboradas las puntas puede ocasionar rasguños o fisuras casi imperceptibles que, no obstante, siguen ahí. Si se van a emplear hisopos, lo mejor que se puede hacer es limitarlos a la zona externa del oído.

  1. Conclusiones

 

Evita a toda costa sufrir dolor de oído

Evita a toda costa sufrir dolor de oído

 

Los oídos son muy delicados y también muy importantes, por ende, el cómo sean tratados no es una cuestión menor que deba ser tratada con ligereza. Todo lo contrario, representa un tema al cual debemos estar muy pendientes para no tener que reservar citas en el médico.

 

 

Leave a Reply